viernes, 31 de diciembre de 2010

Gracias 2010.

El cambio de las cosas no depende sólo de nuestros deseos ilusos de que así sea. Sólo cuando impongamos con valor nuestra fuerza de voluntad las cosas cambiarán, y nuestros deseos se harán realidad.

Todos están eufóricos con el 2011 que vamos a estar pisando en unas horas, todos hablando de proyectos, de recuerdos, de qué les dejó el 2010, de deseos... yo no me podía quedar atrás.

Me despido del 2010 con sensaciones poco alentadoras, lo voy a dejar ir triste por acontecimientos recientes, por cosas que este año que termina quizo que pasaran; pero por otro lado, voy a recibir al 2011 con esa cosita optimista que nunca termina, con la esperanza de abrazar un año mejor, siempre mucho mejor que el anterior.

Sin embargo, doy gracias al 2010 por toda la experiencia que pude recojer en este camino, por dejarme realizar muchas de mis expectativas... expectativas como conseguir un laburo e ingresar a la universidad. Gracias por no dejar que recorra ese camino sola, por haber puesto delante de mí a gente maravillosa y que nunca voy a arrepentirme de haber conocido. Por dejarme conservar a aquellas personas que conocía desde mucho antes, por no permitir que se alejen.

Gracias también por mis nuevos tropiezos, esos de los que pude levantarme a pesar de lo costoso que fue, por hacerme aprender cosas nuevas.

Doy gracias al 2010 por muchísimas cosas, y ahora pido al 2011 que conserve mis ganas de ser mejor persona cada día, de no cansarme nunca, de hacer todo lo que me gusta y mucho más; de conservar cerquita de mí a aquellos que tuve la suerte de conocer y a esos amigos que jamás faltaron para darme una mano (o las dos); quiero, además, estrechar mis relaciones con esas personas a las que no pude acercarme tanto, tener presentes siempre a los que ya no están, y sobre todo, deseo que esa sensación que late fuerte dentro de mí por ese alguien especial dure... para este año, y para el siguiente, y el siguiente... para siempre.

Quiero hacer todo, todo lo que me sea mortalmente posible para demostrarte lo maravilloso que sos y devolverte las inexplicables cosas que me hiciste sentir, no sólo durante este año, sino desde el principio. Quiero que el 2011 conserve el amor y el respeto que forjaste, quiero ser lo mejor para vos.

Voy a recibir el 2011 con los brazos abiertos y el corazón lleno de esperanzas, y voy a alzar la copa en alto y a brindar por un año próspero, feliz, y exitoso para todos.

¡Salud!

jueves, 30 de diciembre de 2010

Alguien se fue.

Me acuerdo que una vez me encontré con alguien que reía de gracia. "¿Qué te pasa?" le pregunté queriéndome unir a las risas, pero cuando me contestó todo lo que sentí fue lástima más que ganas de sonreír, y bronca.
"La profesora de inglés llegó llorando y explicó que estaba así porque se le murió el perro", me había explicado...

En otra ocasión, cuando los cachorros de mi perra no habían podido soportar el moquillo, mis primas nos miraron a mí y a mis hermanas como diciendo "no pueden llorar así por eso".

Ahora yo pregunto: ¿la gente es pelotuda? No lo digo por pretender que todos entiendan el sufrimiento de quienes lloran cuando su mascota se les va, pero que al menos piensen dos veces antes de poner alguna cara o sonreír con expresiones de idiota cuando escuchan un comentario del tipo "Mi perro se murió", porque para mí los perros siempre fueron más "gente" de lo que puede llegar a ser otra persona, y casi tanto o más merecedores de respeto y duelo que cualquier ser humano.

Para mí, la que se fue no era "algo"; no era un "animal". La que se fue era alguien especial.

Te vamos a extrañar muchísimo.

sábado, 25 de diciembre de 2010

Palabra Mayor.

Y así, abatida, en medio de toda la mezcla fermentada de sidra, pan dulce y ruidos que ensordecían a las cero y un minuto, la voz inocente y asustada de uno de mis primitos resaltó:

¡Digan a todos que paren los petardos, van a matar a Papá Noel!

(Es imposible escuchar esto y no quedarte anonadado de enternecimiento)

viernes, 24 de diciembre de 2010

I wish

Es raro intentar escribir algo AHORA, aunque quiera hacerlo. Es raro porque los que me leen hace mucho, los que llegaron hasta hace un año atrás por lo menos, saben lo nostálgica que me siento cuando estas fechas llegan. Los días en que la familia se reúne, en que las copas se alzan, en que los nenes juegan y todos bailan/cantan... en realidad, cuando todos la pasan relativamente bien, ¿no? Porque para mí, de eso se trata la Navidad... objetivamente.

Y digo "objetivamente", porque en lo personal nunca sentí haber pasado una Navidad así desde hace un montón. No sé si por exigente, por rompe bolas o por insaciable; en éstas últimas Navidades, por más buenas o pasables que sean, siempre tuve algún motivo como para no terminar de sentirme del todo bien.

Sin embargo, este año como todos los anteriores, quiero pasarla bien, tranquila y feliz. Quiero desear eso, paz, tranquilidad, amor, prosperidad, felicidad... todos saben en lo más profundo de su ser cuán merecedores son de todos estos "dones", así que espero que esta Navidad también sirva para reflexionar sobre nosotros mismos y hacernos mejores personas, para mantener un espíritu puro y para que sepamos dejar fluír todas nuestras virtudes y que así, ellas puedan tapar nuestros defectos, que también existen...

Así que no sé, que tengan una linda noche buena y feliz Navidad (:
¡Salud!

jueves, 23 de diciembre de 2010

Colgadez

Soy una tildada. Hace más de un mes, casi dos que no subo nada a mi blog porque igualmente no se me ocurre nada para escribir ni tampoco me pasa algo que pueda contar. Y por qué será que no me pasa nada? Seguramente porque soy una tildada y no presto atención a lo que me pasa. En las entradas de hace un año atrás todos los días me pasaba algo nuevo y siempre subía algo. ¿Ahora? ¿Será que soy aburrida? No sé, será que lo tildada me hace ser aburrida.

En fin. Este post está re garchoteado.

martes, 2 de noviembre de 2010

Cake

Desde que la vida me dotó de ¿¿curvas?? durante mi precoz pubertad, en la calle casi siempre fui víctima (?) de los piropos sensuales de los constructores, esos de los que pueden a cualquier mujer (?????????). Y no hablo sólo de constructores... viejos verdes y pendejos, choferes, bicicleteros, borrachos (y sobrios)... casi nadie escapa de la lista. Pregúntenle a cualquier hombre, hagan una encuesta y verán que al menos una vez en su vida silbaron a una mujer, mínimo.

Yo no me considero una sex symbol por eso. Al principio, por el contrario, siempre me incomodaba y quería desaparecer... después con el tiempo aprendí a hacer lo que todas: hacer oídos sordos y poner la mejor cara de poker que me salga. Total, nunca creí que los hombres piroperos esperaran otra reacción.

La cosa es que hoy, salí de portugués más temprano y pasé por los talleres de trenes para llegar a la estación. Los mecánicos ya casi no dicen nada porque por ahí pasan alumnos noche y día...

Caminaba por el andén y estaba por cruzarme a una chica -seguramente elogiada por algún macho sexy en algún momento de su vida-. Pantalones anchos, pelo corto. Nada raro... yo también uso pantalones anchos y tengo amigas de pelo muy cortito.

Después de unos segundos nuestros hombros parecieron chocarse a propósito. En un instante sentí una especie de ronquido en mi oído, como una voz extraña.

- Ay, mi amor.

OK. Eso sí que no me lo esperaba.

domingo, 24 de octubre de 2010

¡Peligro de ignorancia!

Un día como cualquier otro, un asado como cualquier otro, con una familia que no es como cualquier otra. Conversación con cumbia de fondo.

Mamá - Estos negros, siempre haciendo quilombo. ¿No pueden escuchar música como la gente? Al menos con el volumen más bajo, así no puedo comer.

[...]

Mamá - Por mí que aparezcan todos los militares de vuelta.

Yo - ¿Éh? ¿Estás diciendo que querés golpe de estado de nuevo?

Mamá (con adén de orgullo y decisión) - Sí.

Yo - ¡¿Por qué?!

Mamá - Así sacan a todos estos villeros de acá, ya no me los banco.

Mi mamá tiene todo el concepto de la historia Argentina, igual.

jueves, 21 de octubre de 2010

Escuchenme una cosa.

Podrán decirme que soy estúpida; podrán criticar las cosas que digo o hago; podrán hacerme caras, opinar de mala manera, putear, creer que estoy loca, retrasar encuentros, decir que no pueden verme.
Incluso pueden cagarse de risa en mi cara, nunca digo nada. Pueden gastarme, boludearme, bardearme.

Pero escuchenme una cosa: IGNORARME, NO TENERME EN CUENTA es lo peor que pueden hacerme.

Pero no importa, yo sí lo voy a tener en cuenta.

miércoles, 20 de octubre de 2010

Satisfecha.

Como las dietas, he aquí una receta no muy tentadora de ingredientes sencillos, que por lo general siempre obtiene buenos resultados:

Ingredientes:

10 kilos de apuntes inmaculados y sin tocar.
Pan, jamón, queso, aderezos.

Procedimiento:

Untamos el pan con los aderezos que guste (se recomienda que sea un pan con un sabor especial, así gustará más). Colocamos Jamón, queso, y tomamos los apuntes para agregarlos también, cerrando con el otro trozo de pan.

Así obtendrá un rico sándwich de apuntes. Tardará un poco en comérselos pero eso dependerá de cuánta hambre tenga.

(en mi caso estoy enfermamente satisfecha de Geografía, me descompone).

lunes, 27 de septiembre de 2010

Pobrecito mi blog, cada día está más decadente. Lo peor de todo es saber que tengo que cambiarle el look (?), ya no da tenerlo así de colorinche y lleno de firuletes... la mayoría de las miles de personas que votaron en el quest del costadito opinan que mi blog está desbordado (morí al saber que a alguien no le gusta, pero bueno, sobre gustos...). Lo quiero hacer más simple pero siempre me da paja, últimamente me da paja todo, hasta estudiar.
Mañana tengo parcial y no sé nada, pero no quiero amargar escribiendo sobre eso...
El Viernes fue mi primer día en una empresa de Eventos, en Avellaneda. Era en una casita onda los años '50 con un hall de arañas con ochenta lamparitas, y muebles producidos, hermoso.

La cosa es que una pizza party fue lo inauguró el evento en la terraza de la casita. Música jazz o blues de fondo y nosotros, mozas y mozos, teníamos una particularidad: ante invitados de etiqueta, muchos de ellos del gobierno, en la pizza party teníamos que estar disfrazados. Se imaginan de qué?


No, por suerte no nos disfrazaron de Pizza... no me imaginaba con carré pero creo que safa, no?
Fue lindo :). Hoy el dueño me agradeció y no para de decirme "¡genia!" jaja... creo que le caímos bien.

sábado, 11 de septiembre de 2010

Casi me violan

Hace un rato me levanté y todavía no tengo la completa idea de qué es lo que me rodea, después del shock de anoche quedé tildada, así que espero que comprendan si mi nivel de escritura no supera la coherencia de un loco totalmente fuera de quicio.

Eran pasadas las cinco de la mañana y yo estaba recién saliendo del trabajo: el que me llevaba siempre a casa tuvo que irse más temprano, no había sido una noche demasiado buena como para gastar remis por dos cuadras, y estaba segura de que el colectivo QUE YO NECESITABA, no iba a pasar a esa hora... así que por el momento decidí caminar.

Llegué al centro y sólo habían algunas personas caminando, mayormente pendejos ebrios y gritones que manejaban autos en una supuesta picada masiva.
Pasé por una esquina: ahí arriba, un cartelito que decía "Parada 514 ramal A" se hacía desear, pero la cuadra estaba demasiado vacía como para que algún colectivo me quitara las ganas. Así que decidí caminar... total en media hora estaría en casa.

Mientras mis pasos se escuchaban como eco en el vacío urbano (?), pensaba en que nunca había hecho esto, nunca me había arriesgado a caminar hasta casa... siempre fui en remis, o me había llevado alguien del bar (ah, soy mesera), o iba en colectivo si salía muy tarde... pero no esta vez.
Pasó media cuadra caminada y al fondo veo que se acercaba un auto. Seguí pensando en lo osada que era al caminar hasta casa, y en unos segundos escuché un "¡eh!" que, sabía, iba dirigido a mí. Miré ingenua, pensando en que tal vez el chabón del auto querría saber cómo llegar a tal lugar, o preguntarme alguna calle en especial... pero bastó medio segundo para sacar la mirada de nuevo.

- Hey, cuánto cobrás?

Definitivamente el tipo (qué tipo? Apenas si pasaba los veinte años, creo) que estaba ahí adentro -junto a otro que estaba en el asiento de acompañante- había sobrepasado los límites, aceleré mi paso.

- Hey, dale, si querés podemos llevarte, estás preciosa.

Mi corazón empezó a latir fuerte, mis manos a temblar y las facciones en mi cara empezaron a cambiar. Nunca me sentí más molesta...

- Ay, encima esa cara de "qué pesado que sos" que ponés, no sabés como me calienta. No camines así porque te voy a seguir siguiendo.

Ahí empecé a asustarme, cerré mis ojos y con mis piernas temblorosas y asustadas intuí todas las cosas que tal vez estaban pasándosele al chancho del auto por la cabeza., ni siquiera me quería imaginar...
Estaba empezando a asustarme porque el tipo había puesto el auto de reversa para seguirme, y reaccioné con un "¡dejame en paz!" que exclamó toda la desesperación que empecé a tener. Dí media vuelta y seguí caminando hacia la parada del colectivo otra vez, definitivamente en ese momento me arrepentí de haber decidido volver a mi casa caminando...
El tipo, al notar mi táctica de escape (?), largó una risotada que siguió con...

- Querés que mande a mi compañero para que te entre al auto? Tan la difícil te ibas a hacer?

Casi vomito mi corazón. En ese momento todo lo que tenía en al vista era la bendita parada de colectivo, donde ya había una parejita de ancianos, esperando. Estaba tan lejos! Inexorablemente me imaginaba todas las cosas que podrían hacerme si no llegaba a tiempo, y las lágrimas querían salirme, no porque quisiera llorar, sino por la desesperación.

Después de un momento, ví el auto desaparecer y escuché un "Andá, fea de mierda". Creo que nunca me había sentido tan bien con un insulto así, nunca me había sentido más tranquila.

Me quedé parada, de nuevo, sin saber qué hacer. Estaba en medio de la cuadra, entre la parada del bondi y una plaza que me llevaría camino a casa. Miré a mi alrededor, abatida, y seguí caminando... pero hacia la plaza.

Crucé la calle y la plaza principal esa noche se veía lúgubre. Estaba asustada otra vez, sin saber qué hacer, y mirando la iglesia que estaba frente a la plaza. Por alguna razón miré la cruz que estaba en al cúpula de la iglesia y con un desesperado suspiro decía "Que no me pase nada, que no me pase nada", los ojos me empezaban a arder y apretaba mi bolso contra mi pecho.

"Que no me pase nada, que no me pase nada, por favor...". Y acá es donde empieza lo sorprendente:

De un momento a otro, en medio del silencio de la madrugada escucho un ruido familiar. Miro hacia atrás, y una inexplicable sensación felicidad y tranquilidad me recorrió el cuerpo cuando entre todo el vacío y la oscuridad, como servido en bandeja, se acercaba un 514.
Corrí a la parada más cercana y me subí, sacando torpemente mis monedas. A las 5:22 me tomé el bondi, un bondi que de día viene cada media hora y que a la mañana empieza a funcionar después de las siete. Un colectivo cuyo chofer me saludó con un amable "buenos días" y que estaba totalmente vacío, solo para mí.

"Gracias", fue lo primero que se me pasó por la mente cuando me senté, tomé el aire que me faltaba y cerré los ojos. Creo que no recuerdo haber sentido tanta tranquilidad y sosiego en mucho tiempo. El colectivo rodeó la plaza, pasó frente a la puerta de la iglesia y siguió su camino.

A las 5:25 ya me había bajado. Un nuevo "gracias" me salió de la boca con una sonrisa cuando me bajé y el chofer LES JURO que me contestó:

- No me agradezcas a mí, que tengas un buen día.

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Dulce Espera

Reconozco que cuando el miedo a ser mamá me recorre la piel suelo hacerme la psicológica. Un día de atraso me alcanza para armar espamento y creo tener todos los síntomas de mami en vísperas: dolores de cabeza, mareos, hipersensibilidad, antojos, sensaciones raras por debajo del abdomen... hasta noto que al pasar los días mi panza va teniendo una forma redondeada, más hinchada.
Cuando estoy maternalmente perseguida, el contexto me bombardea con situaciones en las que siempre me cruzo a mujeres embarazadas, en las vidrieras hay ropa para embarazadas y en la tele hay publicidades de pañales o cosas por el estilo. Hasta en mi mente se arma una Liza con el bombo inflado, siempre me sueño acariciando una panza que parece de veintidós meses de gestación...

Pero al final del mes, me doy cuenta de que todos los mieditos fueron en vano porque sacando afuera que los dolores de cabeza, los mareos y las sensaciones raras son totalmente psicológicos, siempre soy hinchapelotamente sensible, antojos los tengo todo el tiempo y además, no es crecimiento de panza... es gordura.

A pesar de esto, mis sueños jamás habían pasado el límite del "embarazo", el bebé nunca llegaba a nacer, siempre me despertaba antes.

Anteanoche fue la primera vez que vi la carita de mi supuesto hijo. Tenía un nombre que terminaba en "ín" (no me acuerdo si era Valentín, Martín, Joaquín...) y a pesar de que sabía que era el hijo de mi novio, habían dos particularidades: la primera, MI HIJO (suena fuerte) era rubio de ojos claros. O sea, sé que hay varios bebés que de muy chiquitos son rubios, incluso mi suegro fue blonder hasta los diez años pero... ¿y los ojos claros de dónde salieron? Los padres somos morochotes, nada de ojos claros. Rarito.
La otra situación rara es que, repito, a pesar de que mi hijo era de mi novio, él jamás apareció en todo el sueño. Yo era la que lo presentaba a toda la familia, y todos lo amaban, todos lo querían... pero el padre ni rastro. Tengo una imagen en la que yo lo llevaba al jardín y mi única acompañante era mi vieja. ¿Qué onda? Más vale que no sea lo que estoy pensando.

La cosa es que me desperté y me quedé con las sensaciones del sueño. Nunca había visto a un hijito mío en sueños, y por varios minutos me quedé pensando en la carita de mi bebé, en lo hermoso que era, en todo lo que lo amaba, en todo lo que me gustaba cuidarlo... por primera vez desde que tengo este tipo de sueños maternales no sentí miedo, sino por el contrario, tuve ganas de estar embarazada, de cuidar un bebé que sea MÍO, mío y de mi novio.

Al pasar la mañana me dí cuenta de que estar medio dormida me hace pensar disparates y seguí con mi vida. ¿Tener un dijo a los 19 años? Nah.
Me subí al tren y entre todo el lugar, JUSTO me fui a ubicar al lado de unas minas las cuales, me dí cuenta, eran mamás babosamente primerizas. Hablaban de anécdotas como las veces en que sus hijos venían y las despertaban en la noche para pedir mimos, en los paseos, cosas así. No pude evitar pensar en mi sueño.

Desde entonces, y aunque lo quiera evitar, estoy teniendo los mismos síntomas de la Dulce Espera. Hasta ahora no me cruzo más embarazadas... pero siempre veo por todos lados a mujeres de la mano con sus hijitos, o haciéndoles upa mientras ellos, con sus vocecitas finitas, hablan de cosas infantiles.

ESTOY LOCA.

lunes, 6 de septiembre de 2010

¡Buenos dias!

No fue la primera vez que me pasó. Siempre me propongo a salir a las siete para llegar a la estación antes de las 7:30 tomarme el tren tranquilita. Pero DE NUEVO dejé pasar el tiempo, y eran 7:15 y yo apenas estaba llegando a ponerme el abrigo para salir.

Ponele que eran las 7:25 y yo bajé del colectivo. Rápidamente caminé hacia las vías y la pequeñez de mis pies talle 36 entorpecían mis apurados pasos. "Camirré" hasta la fila de cinco cuadras (¬¬) que había para sacar boleto, y entre la muchedumbre de gente apurada, divisé unas facciones conocidas que salían de la boletería. Miré por inercia, luego observé con más detenimiento con ojos sorprendidos y volví a sacar mis pupilas de su camino. Todo en menos de un segundo.

En el momento que lo ví, una mezcla de sensaciones que rozaban el nerviosismo y terminaban en incomodidad me hicieron transpirar las manos. Quería salir del apretujón y aunque no quise mirar para evitar el posible bochorno de chocar miradas embroncadas, me dí cuenta de cómo se acercaba. Rozó mi brazo izquierdo empujándolo, y no fue necesario que haga más porque me separé al instante, casi por acto reflejo.

Y así, habiéndome empujado, siguió de largo, como si no notase mi presencia. La campana que avisaba que el tren llegaba empezó a sonar, y retomé el apuro por llegar al andén. La muy simpática chica de cara enculada me dio el boleto y caminé rápido para alcanzar el chúchu. El eléctrico llegó, me subí... no lo volví a ver.

Ahora lo que yo replico es: La educación se fue al carajo, ¿no? Sé que me tendría que chupar un huevo igual, pero me jode MUCHO que la gente pase como si nada, como si no existieras. Peleas, puteadas, no nos podemos ni ver, todo perfect. Pero al menos un "Cómo estás"... en fin. El día me recibió a full.

jueves, 26 de agosto de 2010

Estoy podrida.

Al leer este título ustedes pensarán: "¿Estás cansada por algo? ¿Te peleaste con alguien? ¡Ya sé... te va mal en la facu!". Pero no, gente: Estoy podrida.

Antes de decir algo: che, mi blogspot se achotó demasiado. Estuve leyendo entradas del verano, ponele... y me dí cuenta de que perdí mi inspiración. O sea no me gusta cómo escribo, no tengo idea de qué idioma estoy usando. Estoy perdida en una nube de pedos, ¡por favor que alguien me salve!

Ahora, yendo al tema de que nos compete (?), quiero escribir muchas cosas a la vez porque me están pasando demasiadas cosas, cosas que me gustaría que vean las miles de personas (?????????) que me leen. Igual ahora me voy a concentrar en algo en particular: mi brazo. Ustedes dirán "¿Pero qué mierda tiene tu brazo de importante?, ¿qué tiene que ver con el título?". Verán, acá no entra solamente el hecho de tener una muñeca de 2 mm de diámetro ni un dedo pulgar que parece aplastado por una grúa, sino que, señoras y señores, lo afirmo una vez más: soy un imán de mala suerte.

Harán dos, tres semanas. La oscuridad de la noche fría (?) te tentaba a estar en la cama mínimo hasta la una de la tarde, y yo soñaba plácidamente dentro de mi hermosa, calentita y suavecita cama. Como no es raro en mí me despierto después de mi cuarto o quinto sueño, y como siempre, tenía el pelo en la cara. Algo incómoda y boca arriba, moví mi brazo para sacarme los mechones, casi por inercia, con el 90% de mi inconsciente en el trencito con escala a los sueños.

En ese mismo segundo sentí algo que activó mi cuerpo dormido. Al apoyar mi brazo sobre la almohada gemí haciendo un esboso que ni yo me hubiera imagino que haría (?) y abrí mis ojos. Una quemazón muy molesta irritaba mi buen humor soñante, y entre que estaba todo escuro y no podía ver nada, la cosa empeoraba.
Revolví la almohada en busca de mi celular, la única cosa que mínimamente podría iluminar la habitación (soy pobre y no tengo mesita de luz con velador), y con la mano izquierda iluminé mi adolorido brazo...
En medio de todo el fondo negro de la pieza veo una cosa muy rara: un par de globitos transparentes con un borde color rojo.
A este punto ya estaba despierta un 120%: "¿Qué mierda es esto? Definitivamente me picó algo, mirá la cosa que tengo". Después de algunos segundos de mirar la marcota que tenía en el brazo empecé a procuparme: "Ay, mirá si fue un bicho raro, o me pinché con algo y la piel está reaccionando... mirá si me agarra cáncer de piel".

Bueh, lo último fue un poco exagerado, o sea yo soy exagerada, eh? Pero en ese momento esa cosa rara daba que pensar.
A la mañana siguiente me deperté con el mismo dolor, pero con los globitos más hinchados, más inflados. Mi familia me dijo que tal ve me habría picado una arañita pero que no pasaba de eso. Me decían que no me toque, que me ponga algún remedio de esos que te da la abuela macumba o que de última vaya a un médico. Pero que no me toque.

Sólo bastó que haga mi cama para que la "ampolla" se haga mierda. Se vació de un solo reventón y sólo quedó piel, piel, más piel y la dermis al aire: un cráter rosadito. Miré de nuevo la manchita que quedó de esa cosa rara pero después seguí con mi día diciendo "Bueno, ya va a cicatrizar".

Al otro día les juro, toda la gente veía mi brazo y decía "AAAAAAAAY, QUE ASCO ¡¿QUE TE PASOOO?!". Bueno, lo que pasa es que el cráter secó, lo rosadito se puso bordó y el bordecito rojo se hinchó. Pareciera que alguien vino y dijo "Bueeno, voy a apagar mi habano en tu brazo, puedo?" . Era una cosa terrible porque aparte se estaba infectando posta, estaba podrida.

Pasaron los días y cada vez se hinchaba más, no dejaba de doler y hasta en el trabajo se ofrecieron a curar mi herida. Ahí fue cuando llamé la atención de mamá... "Nena, andá a un médico, se te está infentando". Obvio, todos decían que estaba infectado, pero igual fue medio al pedo porque el doctor fue predecible "¿Otra vez? Te picó una araña seguro" (el do'tor dijo "otra vez" porque en otra ocasión me habían salido de la nada, unas ampollitas en los nudillos, la leprosa me decían). Me revisó la piel y me dió un discurso hablando de cuán sensible es mi piel, bla.

La cosa es que acá ando, con el agujero bordó un poco más chiquitito y bien seco. Varias capitas de pielcita seca protegen mi herida hecha por esa "araña" conchuda, conchuda. Ahora quiero mi premio por soportar tanto remordimiento... mínimo caminar por las paredes.

sábado, 21 de agosto de 2010

Ser mujer sale caro.

Ustedes piensen: hay muchas cosas que los hombres no se gastan en pagar por el simple hecho de ser machos. ¿Y saben por qué? Porque sencillamente no lo necesitan.

Las mujeres estamos condenadas. ¿A quién se le ocurrió que las minas no tenemos que tener un pelito en la piel? Mínimo una vez por mes tenemos que pagar depiladoras y si no es así gastamos plata en cremas depilatorias... incluso hasta en maquinitas de afeitar si es necesario.
Después tenemos que tener en cuenta los maquillajes. ¿Se imaginan la plata que se hace la gente con al venta de maquillajes? Esa es otra cosa que hay que tener en cuenta.
Después está la ropa. Ustedes pónganse a pensar que la mayoría de los locales de ropa son para mujeres, ya sea la ropa propiamente dicha, ROPA INTERIOR (hasta por tener tetas se aprovechan), accesorios...

Igual ésas son cosas materiales nomás... ¿por qué tengo que estar tan histérica por un dolor de panza? Sé que sólo estoy histérica por mis putos desórdenes hormonales, pero juro que lo odio. Lo peor de todo es saber que la sensibilidad ya está instalada en mí, todos los días del año, sé que no hace falta tener un dolorcito para sentirme suceptible, pero ahora agarrate porque si venís ahora y me decís algo te comés mi lloriqueo, es así. Encima hay que gastar comprando Always también.

OOOH MG. Tengo que controlar esto.

viernes, 20 de agosto de 2010

Felices 19.

El Domingo pasado, 15 de Agosto, llegué a los 19 años.

Me había pedido el día en el laburo, aquél fin de semana no iba a trabajar porque quería empezar mi cumpleaños con amigos, festejando, pasándola bien. En la semana incluso mi hermana mayor parecía haberse copado con la idea, avisé a primos, amigos del cole, a los de la facu... estaba emocionada porque siendo que soy de ésas que no salen nunca, no iba a desaprovechar esto, mucho más por ser mi cumpleaños.

Llegó el Sábado 14, día previo a mis dulces diecinueve. Cumplía otro mes con mi novio pero las cosas se retrasaron y no pudimos salir a patinar, como habíamos planeado. Pensamos en la opción de ir al cine pero los horarios no daban, así que vimos una película alquilada acostados sobre el futón.

Eran cerca de las nueve, y mientras con mi novio nos preparábamos para ver la peli me llega un mensaje. Por alguna razón, antes de leerlo mi pesimismo intuitivo me alertó de algo que se relacionaba con la salida de aquél Sábado, y no se equivocó: esa fue la primera persona que me dijo que no iba a poder ir.
Me quedé mirando el mensaje unos segundos después de leerlo, como si no me sorprendiese, después caí en la idea de que realmente me apenaba no poder empezar mi cumpleaños con ella, pero en fin, cosas que pasan.
Ya estábamos acostados con mi novio, esperando que empiece la peli, y mi celular suena de nuevo con otra cancelación. Creo que fue entonces cuando me sentí realmente mal... las personas con las que mejor contaba no iban a poder estar conmigo, eso me entristeció un montón porque sabía que no me iba a sentir completa si ellas no estaban ahí... así que empecé a avisar al resto que la cosa se cancelaba definitivamente, que no íbamos a salir (digo "el resto" como si fueran muchos: dos personas).

Volví a mi casa y mi hermana me recibe con un "No voy a poder ir con vos hoy, Liza, no tengo plata". Eso significó otras tres cancelaciones para mis primos.
Después, cuando estaba hablando por teléfono con otra de mis amigas...

Yo - ¿Pero qué, quiénes íban a ir si llegábamos a salir?
Ella - Yo, M, y una amiga de la facultad que quería venir con nosotros.

Yo - ¿y R?
Ella - Está descompuesta.
Yo - ¿y A? ¿M?
Ella - Yo que sé...

La cosa es que si la gente no me avisaba que no iba a venir, igualmente el comienzo de cumple de diecinueve años hubiera sido de cinco personas, incluyéndome... fiesta loca.

Eran las once y media y me puse el pijama y me acosté a dormir. No recibí demasiados SMS's ni llamados y a la mañana siguiente desperté gracias a los gritos de mi mamá que se estaba peleando MUY MAL con mi papá, como siempre. Me levanté con ojos ardientes, colorados, anegados e hinchados. Y después de diez minutos me mandaron a hacer los mandados como cualquier día normal, con un simple "Feliz cumpleaños, hija".

Por la noche, y como todos los años, recibí puteadas por haber "invitado a muchos", y quejas y críticas para los que "fueron forros y no me visitaron". Siempre pasa lo mismo, tooooooodo el tiempo, los que no vienen son mala gente y a los que vienen le tenés que dar de comer. Siempre me vienen con la misma queja.

Por lo tanto saqué la siguiente resolución: el año que viene no voy a invitar a nadie, no voy a salir ni voy a ilusionarme ni esperar nada. Me voy a dar cuenta de quiénes son los que realmente me quieren y saben que no necesitan una invitación para venir a saludarme por un día especial, y voy a entender a los que no vienen "porque no avisé". Además, acá todos me dan a entender que cumplir años implica gastos y derroche de plata, por lo tanto, no voy a hacer ni organizar más nada... y todos contentos.

No quiero más martirizaciones.

miércoles, 18 de agosto de 2010

Me perdíí.

Quiero volver a ser como antes. Quiero que INYOURARMS vuelva a ser mi pequeña cajita íntima, que entre y pueda escribir al compás de lo que hablo.
Tengo cosas qué contar, MUCHAS, ¿Pero saben qué? Cada vez que escribo tengo que aprentar la teclita "" porque al ver lo que tecleé me siento una relatora de seis años. Liza escribidoraaa, ¿dónde estáás?

En fin, por ahora sólo quiero aclarar que sigo viva (?).

miércoles, 7 de julio de 2010

Yo puedo

Estoy desaparecidísima, mal. A tal punto de que a medida que pasaban los días cada vez tenía menos ganas de escribir, raro en mí porque una de las cosas que más hago siempre es sentarme y empezar a teclear... en fin.

Mañana es mi último día de clases. Tantos días de estudio y miedo valieron la pena. Tantos días quedarme leyendo hasta tarde, tantas veces tratando de no quedarme dormida en la mesa...
La materia que había dejado es correlativa, por lo tanto no voy a poder hacer la segunda parte en el próximo cuatrimestre... ¡pero ya vengo aprobando tres cursadas! Sólo me falta saber la nota de economía... así que vamos a ver.

A partir del 19 de Julio ya estoy en época de finales. Los primeros finales de mi vida =S, bastante jodido. Pero vamos a ver qué sale.

viernes, 4 de junio de 2010

Esto no va bien

Esta es la primera vez que estoy usando la biblioteca de la UNLa. Ya desde el principio me encantó, y ahora justamente estoy en una de las computadoras de la sala. Ya me ingresé como alumna regular para entrar las veces que quiera, pero sólo estoy haciendo tiempo para ir a buscar a Señor Novio a la salida de su clase.
Hoy tuve parcial: Organización económica y productiva del Estado Argentino. Fue desastrozo. Reconozco que últimamente en la facultad no me está yendo tan bien como siempre pensé que sería, ver tantos pilones de apuntes me quitan las ganas de estudiar, y tal es así que cuando lo hago, nada me entra en la cabeza... o me entra y así como entró me lo olvidé.

Reconozco también que por eso había dejado la otra materia que dije antes... en cierto modo sabía que iba a desaprobar pero comprobarlo y ver en los resultados que sólo me faltaban 0.50 centécimos para aprobar me quitaron las ganas de todo. Tengo miedo, me siento todo un fracaso... encima éstos días un pelotudo se quiso hacer Yo Adivino y me agarró la mano diciéndome que no iba a tener un título ni que iba a lograr concretar ninguna carrera (sé que lo mandé a la mierda y sé que si no quiero no va a ser así, pero sepan que soy muy influyente).

Hoy cuando había temrinado mi media carilla del examen miré al profe... no sabía cuándo entregar mi examen mal hecho porque me daba vergüeza, me daba vergüenza reconocer que soy tan boluda. Encima lo miraba cuando recibía los parciales de los demás y demostraba tener esperanza, les daba fuerza a los chicos... Yo amo a mi profe por eso, es un capo y el más tierno del mundo... y cuando por fin me animé y me acerqué con un "Estoy segurísima de que voy al recuperatorio, me faltó mucho estudio", en su cara noté dedilusión y la sonrisa se le borró. Así me despidió con un solo "Bueno, hasta el Viernes".

¿Ven? Para mí fue desastrozo...
En fin. Ahora estoy en la biblioteca, seguro me queda poco tiempo para usar la PC (acá te dan la PC gratis pero por un tiempo limitado) y quiero aprovechar para de una vez por todas ponerme a estudiar. El Lunes tengo otro parcial, el de Turismo, y NI EN PEDO quiero ir a recuperatorio. Ya es suficiente.

Sé que estoy dentro de la carrera, que puedo tomarme todo el tiempo del mundo... pero si me anoté fue justamente para estudiar, no para pelotudear. Ahora sólo me consuelo con eso y con la idea de que por lo menos fui valiente al presentarme en este parcial.

miércoles, 26 de mayo de 2010

Llegar al cielo es imposible con brazos tan cortos.

- No sé de qué te quejás, si estás en lo más alto.
- Sí... tan arriba que ya empezás a sentirte demasiado lejos de todo...
Es un lugar donde muy pocos pueden llegar, y de pronto mirás y estás solo... y entonces te das cuenta de que no experimentás el placer que anhelabas...
Sí, lo has conseguido. El mundo te aclama, pero sentís que era más hermoso al principio, cuando solo poseías la esperanza y el ansia del triunfo... Tal vez es que cuando llegás a la cima ya estás demasiado cansado para disfrutar de la victoria...
Además hay una cosa terrible: Ya no podés subir más... quizás solamente te quede bajar.

Cuando me anoté en la carrera pensé que podría hacer todas las materias juntas de una sola vez: Iba todos los días a la facu, dos veces por semana a la tarde iba a Inglés y los fines de semana trabajaba... pero aparte de eso quería conservar la vida que llevaba, como cualquier persona: Mi casa, mi familia, mis amigas, mi novio... y cuando me di cuenta noté que ya no podía más, que todo fue demasiado pronto y precoz, que todavía no estaba preparada para tantas cosas juntas, que me cansaba muy rápido como para seguir soportándolo... tener tantas responsabilidades me hacía sentir que se me acababan las fuerzas hasta para empezar...
Y no es que voy a dejar la carrera, muchas veces dije que esto fue lo que soñé desde que soy muy chica, pero es preferible hacer las cosas de a poco y bien como me gusta hacerlas, y no todo junto y mezclado de mala manera, sin poder sacarle el jugo a la experiencia.

Así que dejé una materia, la de los Miércoles: Régimen Jurídico de la Actividad Turística.
Me bajonea un montón porque a pesar de todo, siento que fue todo una pérdida de tiempo... ver que hay personas que sí pueden hasta ahora y verme a mí así me asusta, y aunque sé que no es la muerte de nadie porque tarde o temprano voy a hacer todo como corresponde y aunque me digan que tengo que ser optimista, no puedo dejar de sentirme mal cada vez que pienso en esto.
Ojalá que este bajón no me afecte en las materias restantes.
No, este recurso no me sirvió por ahora.

¿Y si intento llegar con las piernas? Son largas, tal vez pueda... (?)

miércoles, 19 de mayo de 2010

Recontraresurgimiento

Estos días pareciera que desaparecí de la faz de la Tierra... y no crean que dejé de darle importancia la blog a tal punto de que ni siquiera entré a chusmear otros espacios, ¿eh? Lo que pasa es que además de que no tuve tiempo ni para mí misma, la inspiración bloggera se me iba al carajo y siempre me daba paja subir alguna entrada.
Yo considero a este blog algo muy personal y completo, un espejo de mi propia vida, con todos los detalles... y si en algún momento no había puesto algún detallecito, después sentía que perdía el hilo y entonces me colgaba...

Y sí, me pasaron un montón de cosas, obvio.

Conseguí trabajo. Uno que apenas mantiene mis gastos para la facu pero que al menos un poco me sirve.
Tuve parcial de Turismo. La desaprobé por pajera pelotuda. Dí el recuperatorio y esperé los resultados muy preparada para recibir un "HASTA EL AÑO QUE VIENE". Pero increíblemente APROBÉ =D.
Tuve parcial de Economía. También aprobé.
Creo que conocí un cuarto de Capital. ¡Es enorgullecedor saber que más o menos ya puedo manejarme por la calle sin perderme! ¡Todo un logro!

Y nada, no la quiero hacer larga, hoy tuve mi último parcial hasta Junio. Yo que sé, lo que siempre te caga en los Multiple Choice es que si hacés una mal te restan puntos... así que de 40 preguntitas hice bien segurísima veintipico... ahora llega a estar una mal y me mato jaja.
Y no sé, todo esto de la facu es muy precoz para mí pero me encanta saber que puedo llegar a superarlo.
Voy a tratar de no colgarme tanto con las entradas... ¡a medida que las vaya subiendo van a saber más detalles!

Este es uno de los últimos museos que visité en la semana. ¡Admitan que es lo más hermoso! El Domingo pienso volver para mostrárselo a mi amiga.

sábado, 24 de abril de 2010

Premio

(Fotito de cuando fui al cementerio de Recoleta para un TP de la facu )

Jamás en mi vida recibí un premio en el mundo del blog. Y no estoy hablando de ninguna imagen que tenga que poner a los costaditos, pero como dijo la que me lo dio, no es OH la gran cosa, pero es divertido =D.
Mi primer premio de blog me lo dio Chloe ("Make cupcakes not war").
La cosa es que tengo que decir siete cosas sobre mí y seleccionar a diez bloggers más para que lo hagan si quieren =).
.
1. Emi
2. Ro
4. R
10. Ailu

Ahora van cosas que tal vez ni siquiera sabían de mí:

1. Odio las cintitas rojas que están en las galletitas como "abre fácil". Me complican la existencia.
2. Odio que me pique la cara mientras estoy lavando los platos, o que se me baje el pantalón cuando estoy limpiando el piso... ese tipo de cosas que me pasan SOLAMENTE cuando tenés las manos incapacitadas.
3. No me gusta tener que deshacer la manteca para poder untarla.
4. Cuando empiezo a transpirar siempre me suda más la axila derecha, no sé que onda.
5. Comer chicle me da hambre.
6. Cada vez que subo una entrada a mi blog la edito como mínimo dos veces después de publicarla.
7. Nunca entendí la publicidad de Nextel en la que el león habla por teléfono.

En fin, no se me ocurrió nada interesante, ja. Lo que sí tengo que aclarar es que además de subir esto tengo que contarles demasiadas cosas, esto de la facu me tiene casi sin vida.
Espero que las cosas pasen o al menos espero poder tener más tiempo para descargarme acá, porque el no hacerlo me afecta mucho, posta.
Saludos a todos/as =).

jueves, 8 de abril de 2010

¡Principiante y a mucha honra!

Con mi segunda semana en la facu ya me siento saturada. Estoy cayendo en la idea de que cinco materias universitarias equivalen a más o menos a veinte materias del colegio... y no sería raro ni exagerado decir que tal vez más. ¡Los apuntes que tengo que ingerir son más gordos que los del Curso de Ingreso!

Sin embargo me encanta, me fascina, me apasiona el sólo pensarlo. Es lindo y muy gratificante saber que en Turismo pude encontrar cosas agradables... profes bien puestos, compañeros/as copadísimos, temas interesantes.

La primera semana nos hicieron ir a Plaza Francia y El Museo de las Bellas Artes; ahora debemos ir al Museo de La Boca y al Jardín Botánico.
Saber que de esto se va a tratar mi futura carrera me enloquece de euforia y emoción, y es hermoso porque sé que es un ESTUDIO con apuntes que no te dejan dormir y que te bloquean, te cuelgan. A pesar de eso me gusta, ¡me gusta lo que hago! (ÝÝ, lógicamente, no? jaja).

Espero que las cosas sigan así, de verdad que estoy muy ilusionada. El 19 tengo mi primer parcial, espero que eso no me bajonee =S.

martes, 6 de abril de 2010

lamascolgada.com

Yo, feliz de la vida (?) miraba los comentarios que quedaban para moderar en mi blog, y en eso encuentro algo que me dejó anodadada unos segundos.

"flaca .. yo acaso me meto en tu blog y opino sobre tus plagios? no querida. y si me humillo por tal o cual cosa es problema mio ,ok?.si queres a tu amiga sabrina y la qeres defender no problem ,entiendo .. pero no te metas en mis cosas ok ;)?

cuanta gente que no entiende NAAAADAAA de la vida y te la quiere contaar .. CUANTAAA! segui con lo tuyo nena , dejame en paz"

Ah, bueh. Se ve que existe gente al pedo, vieron? Jajaja.
Y ustedes se preguntarán: "Qué hiciste, Liza?" No, ni yo lo sé =S.

Colgada de mierda, me diste bronca.

sábado, 3 de abril de 2010

Desterrada

Estos días tengo muchas cosas que contar, mil cosas que escribir... pero en casa estoy incomunicada, no tengo Internet ni teléfono hasta dentro de quince días más o menos =(.
Así que, como se imaginarán, voy a estar desaparecida por un tiempito. Prometo devolver todas los comentarios lindos que me dejan apenas me actualice de todo =).

Hasta pronto!

lunes, 29 de marzo de 2010

Etapa nueva, costumbres nuevas.

Se ve que definitivamente la universidad es completamente distinta a la secundaria (de verdad, pregúntele a cualquiera). Y vos pensá: Si vos te anotás en una carrera universitaria es porque querés forjar en vos alguien mucho más culto ó, siendo más informal, tratar de madurar.

Cuando me anoté en Turismo estaba segura de que iba a conocer cosas totalmente nuevas y ajenas para mí, no iba a ser lo mismo que la secundaria pero estaba dispuesta a sobrellevar todo lo que pueda, sacrificarme, luchar, madurar... pero no sólo en lo intelectual sino como PERSONA, no sé si me explico.

Bueno, hoy fue mi primer día y, al igual que en muchas otras ocasiones (me refiero al curso de ingreso de Febrero, cuando todavía no había entrado en la carrera), había VARIAS (muchas) personas que todavía tenían adentro la etiqueta de alumno secundario jodón e hincha pelotas.

Hoy, al principio de la clase cuando estábamos bajo la tutela del profesor titular de Turismo, no volaba una mosca porque el tipo era de esos típicos profesores que no podés ni bostezar porque te echa del aula más o menos. Dentro de todo estaba bien porque el chabón se hacía respetar, ¿no?, pero a pesar de que yo también a veces soy hija del rigor, tenía claro que tenía que estar atenta todo el tiempo a la clase sin esperar a llamar la atención, incluso si el profesor se tenía que ir...

Después del recreo, cuando el profe titular ya no estaba y sólo quedó su ayudante de cátedra, la clase fue un caos. Habían chicos que hablaban casi gritando, que no le daban bola, que silvaban, que boludeaban, y era tal la falta de atención y el quilombo que además de impedir que vos mismo pudieras seguir la clase, preguntaban a cada rato qué era lo que la profesora había dicho antes. Eso obviamente entorpecía mucho el seguimiento de la clase, y te daba bronca porque (aunque suene muy vieja chota) si venís a la universidad es para estudiar, ¿no? Loco, a mí me costó una bocha poder entrar a esta carrera, y no puede ser que por unos pelotudos inmaduros que todavía no dejaron la joda un poco atrás no pueda seguir la clase (encima de Turismo, que supuestamente es una de las materias más interesantes).

Y qué se yo... hoy fue mi primer día, no estuvo tan mal, pero me jode mucho ver que hay gente del culo que se la pasa jodiendo en clase sabiendo que otros que realmente se merecían entrar no pudieron hacerlo... eso es abusar, una falta de respeto total, es no aprovechar la oportunidad que se le pudo dar. Si querés aprobar por lo menos el cuatrimestre y seguir en la universidad, cambiá un poco la actitud, loco, porque sino vamos mal no sólo vos, sino también todos a los que estás perjudicando.

Se los dije a varios: Éstos días estoy sensible, así que no me provoqués si no te querés comer mis puteadas.
Todos putos.

jueves, 25 de marzo de 2010

miércoles, 24 de marzo de 2010

¿Un ejemplo a seguir?

{Si estás/estuviste enamorado/a, vas a entender esta entrada de otra forma}
Creo que los que "más o menos" me conocen y los que suelen leer seguido este blog se dan cuenta de lo sensible que soy, de lo enamorada que estoy, de lo mucho que me pegan las cosas dulces y tiernas...

Justamente hoy a la tarde estaba viendo una novela romanticona. Para empezar con mi nostalgia rutinaria, los protagonistas que capítulos antes parecían peleados, se besaban muy tiernos mientras nadaban en un arroyo. El ambiente sobrepasaba lo verosímil al estar los enamorados rodeados de cascadas hermosísimas, sumergidos en esa agua de un exquisito y cristalino color verde esmeralda. Era demasiado lindo como para no querer estar en su lugar.

Ese tipo de cosas me pone realmente dulzona, despierta mis ganas de irradiarle amor, hace que mi entrega jamás sea suficiente. Siempre siento la necesidad de ahogarlo de más y más cariño.
...

Entonces fue cuando Él nuevamente me enseñó que nada se compara con lo que él me demuestra...

Cuando me senté en la PC para conectarme, noté que Él me habló instantáneamente. Aparecía como No Conectado pero me había mandado un enlace que me llamó la atención. Él nunca pareció tener virus en su computadora, así que estaba segura de que no se trataba de una trampa automática que infectaría mi máquina... pero lo que más captó mi atención fue el conjunto de palabras: "Pareja", "Abrazada"... ¿De qué se trataba?

Leyendo los primeros tres renglones me di cuenta de todo. Pero no solamente del artículo en sí... como dije en otra entrada, él siempre me sorprende con cosas intensas y que me llegan hasta lo más profundo...
El leer esas líneas, cortas pero penetrantes, me hizo pensar en lo insignificantes que somos. Incluso en el más remoto de los tiempos el amor era un sentimiento inexplicable, algo más que hermoso y que se daría A COSTA DE TODO. Ejemplos como estos son los que me hacen dar cuenta de que si realmente amás a una persona, podés demostrar que querés estar a su lado durante los siglos que le queden a este mundo, incluso ya aunque no vivas físicamente...

Claro está, esto sí que superó lo verosímil, y llegó a la emoción a tal punto de que supera hasta a la novela más romántica. Por supuesto, esto que leí sí se trató de algo cierto y verdadero... para mí esto sí que es un ejemplo a seguir, y me encataría seguir sintiendo que amo tanto, y seguir amando más, a tal punto de poder junto a Él, incluso durante la muerte.

domingo, 21 de marzo de 2010

Dígame que esto le pasó a alguien...

Lo hablaba con una amiga: un Domingo puede llegar a ser insoportable para cualquiera, y agarrate si sos una chica enamorada depresiva, eh? Porque si encima de ser el día más choto de la semana (después del Lunes) la lluvia te caga el día, mantenete lejos de cualquier cosa inflamable, resbalable o puntiaguda porque podés ser víctima de tu propio intento de suicidio!

A mí, por ejemplo, me suele pasar esto:

Días así hacen que me acueste en la pieza sola; estar acostada en la pieza sola hace que piense; pensar hace que me vaya por las ramas; irme por las ramas me lleva a pensar cosas malas; pensar cosas malas hace que me deprima.

Así que bueh, sigan mi consejo y aléjense de las cosas tentadoras de suicido :)
F*cking Sunday, I hate you.

jueves, 18 de marzo de 2010

¡Tené cuidado con la sobreprotección!

Si hay algo que NUNCA voy a comprender es la incomprensión.

Ejemplo típico: Mommy & Daddy.

O sea, muchas personas que conozco -por suerte no TODAS- tienen problemas de comunicación con los padres. ¿Ustedes creen que eso deba ser por "problemas" del hijo, únicamente? En mi opinión, no.

Creo que en la mayoría de los casos, la forma en que un padre cría va a influir en la forma de ser de los hijos. Y si sos la típica madre Tronchatoro que no acepta ningún hecho/opinión por parte de tus hijos y solo los limitás a hacer SOLAMENTE lo que vos decís y a tu gusto, lo único que conseguís es hacerle daño...

Supongo que esto nos pasa mucho más a las mujeres. El hecho de tener tetas y un útero que puede tener visitas inesperadas hace que tus papás controlen horrorizados el ambiente que te rodea. Tal vez sí, su trabajo lógicamente es cuidarnos porque nos quieren y quieren lo mejor para nostras y blabla, ¿pero y nosotras? ¿y nuestra futura independencia? ¿Cómo vamos a aprender a defendernos solas si el mantito -a veces insoportable- de papá y mamá siempre va a estar a nuestro velo?

Estamos rodeados de una sociedad bastante machista, gente. Y tampoco quiero ser feminista -realmente odio estas pelotudeces del sexismo- pero pensemos: ¿No es verdad que los hombres tienen muchas más libertades? A ellos no los tienen a cada rato con llamadas si están retrazados un minuto, no hace falta preguntarles todo el tiempo dónde van, con quién, quién es su novia.

A nosotras nos tienen traumadas -y no lo digo sólo por mí misma porque como dije antes, conozco varios casos- y muchas veces no nos permiten dar objeción a nada que esté en contra de lo que dicen nuestros padres.

Ahora sí, en mi caso particular: Tengo 18 años y creo que estoy lo suficientemente ubicada y soy lo suficientemente "grande", como para poder diferenciar lo que está bien de lo que está mal, ¿no?
Entonces, si ahora no puedo hacer casi nada porque al ser mujer la sociedad me tiene sometida ¿qué me queda, encerrarme? Creo que tanta sobreprotección puede llegar a ser insalubre, y si sumado al encierro le sumás el plus del "No podés decir nada porque acá el único que tiene la razón soy yo", vamos peor.

Sin embargo, si hay algo que aprendí, es que al momento de ser madre -sí, por suerte tengo un útero fértil y voy a albergar vida en mí algún día =D- la comunicación y la comprensión y la NOviolentcia es primordial en la familia. Aunque tal vez hayan roces, no podés andar por la vida atrás del culo de tu hija como si fuera que es el único blanco a seguir por los violadores/ladrones/estafadores, etc.

Y bueh, solamente es mi opinión, ya dije. Según ustedes, teniendo en cuenta esto, ¿estamos dentro de una sociedad machista?

miércoles, 17 de marzo de 2010

Escalá hasta lo más alto.

Hoy leí dos entradas referidos a "educación", digamos. Ambas me hicieron pensar en mi posición particular al respecto.

Yo ya terminé el Polimodal, y ahora estoy a la espera de los resultados de mis exámenes de ingreso en la universidad...

Ahora que lo recuerdo, siempre he sido también muy emprendedora y nunca desistía de mis objetivos sin antes haberlos puesto en marcha.
Al poco tiempo de empezar el jardín, por ejemplo, recuerdo que ya sabía atarme los cordones, y al terminarlo trataba de leer las revistas para chicos de la época (Anteojito ). En primer grado sabía contar hasta cien y siempre me preocupaba por mantener mi cuaderno colorido, decorado y muy prolijo; en tercero recibía elogios de la maestra por mi ortografía...
Pasados los diez años empecé piano, pero tuve que dejar porque mi profesora se fue a vivir a España (hasta ahora sigo buscando a alguien como ella U_U); a los doce empecé inglés, y hubo un año el que quise hacer dos niveles al mismo tiempo... pero no pude por los niveles económicos de mi familia.
Gané los concursos literarios de mi escuela durante tres años consecutivos (me da cosa decirlo U_U), y a medida que fui creciendo un montón de carreras se pasaron por mi mente... ¡había tanto por hacer! Profesora y/o traductora de inglés, asafata, profesora de piano (y de otros instrumentos, obvio), decoradora, Turismo y/o Hotelería... y otras cosas que acompañadas de consejos de terceros como modelo =S, profesora de lengua y otros, fueron cambiando a medida que pasaron los años.

Ahora sigo con la idea fija de que algo con inglés quiero hacer, incluso con otros idiomas; quiero retomar piano y Turismo es algo que quiero estudiar desde que tengo memoria, y aparte incluye todo lo que me gusta: Idiomas, historia, geografía...

Mis papás a veces me dicen que quiero tocar el cielo con las manos y que si sigo así voy a pasarme la vida estudiando y nunca voy a poder trabajar de nada. Tal vez tengan razón, pero me encanta saber que las cosas las hago porque me gustan y aparte, por decisión mía.

Quiero que mi vida valga la pena en cierto modo.

lunes, 15 de marzo de 2010

Es impresionante todo lo que causás.

"'Amar a alguien es no encontrar las palabras para expresar lo que uno siente por esa persona', la pensé yo. Uno no idearía una frase que transmita lo que esta hace si no pensara como el contenido profundo de la misma. O sea, esta frase no la ideé ni la pensé porque suene bien, sino porque realmente la siento.

[...]

¿Cómo expresa uno algo que no puede expresar con simples palabras? Muchas veces siento que la gente que amo no siente que yo la quiero como lo hago, por palabras o no. Es por eso que el amor - sea romántico o no (me refiero a la amistad) -, creo y siento yo, resulta algo indemostrable al 100%. Un verdadero y total sentimiento de amor hacia una persona no se puede transmitir como uno quisiera porque no existen los medios en este mundo. ¿Quién asegura que el humano pueda explicarse y transmitir sus pensamientos y/o sentimientos perfectamente?: nadie, porque no es así.

No es que no sean necesarias las palabras, sino que no sirven, porque es intransmitible el sentimiendo de amar por medio de palabras... ellas no pueden encontrarse porque no existen tales para demostrar lo que uno siente cuando ama."

Así como vos escribiste eso años atrás, incluso mucho antes de conocerme, ahora reconozco perfectamente el significado de lo que difícilmente quisiste transmitir con ese texto, amor. Te lo escribí en la carta de ayer:

"Sé que te tal vez pensarás que te sabés de memoria todo lo que siento por vos... pero te aseguro que el amor que te tengo es tan inmenso que no sé como expresarlo con palabras... a veces siento que ni siquiera los hechos alcanzan. Más de una vez quise demostrarte el impresionante significado que representás para mí, todo el espacio que llegaste a ocupar en mi corazón... y pesar de que soy así de expresiva como me conocés, nunca me sentí satisfecha con el amor que apenas llego a brindarte.

[...]

Te aseguro que si hubiera una palabra más fuerte que un 'Te amo', te la diría, pero insisto en que ni siquiera eso alcanzaría, ni siquiera al pasar los días, siempre provocás que te ame más y más, muchísimo más."

Y es verdad. Lamentablemente jamás vas a poder enterarte de todo el amor que me anega el cuerpo cada vez que te pienso. Sólo me voy a conformar diciéndote interminables veces lo mucho que te amo y te idolatro... al menos así vas a tener una mínima y lejana imagen de todo el sentimiento hermoso que provocás, y que me ahoga de una manera placenterísima.

Dos primeros años ♥

Ayer fueron 730 días, segundo primer año, 24 meses... algunos dirán que es demasiado poco, otros que es muchísimo, pero yo tomo algo de ambas porque estos días es difícil encontrar alguien con quien compartir tantas cosas lindas, y los días se pasan demasiado rápido cuando estoy con vos ♥.

Te amo, mi vida. Ya te dije TODO en mi cartita *-*.

sábado, 13 de marzo de 2010

Psicosis de m*erda y la REP! mother.

En el día del cumpleaños de tu hermano me desperté triste... al igual que otras veces, no me dejaron ir con vos... y otra vez, sin motivo alguno.
Por alguna razón horas más tarde aparecí en tu casa, y cualquiera porque te habían hecho un video a vos (¿?), jaja.
Todavía no habías llegado, entonces me quedé haciendo tiempo mirando la cinta. Era un video con fotos y videos tuyas de bebé, hasta que creciste. Era hermoso, lo ponía a cada rato porque me encanta verte así, tan chiquitito, tan hermoso como lo sos ahora.

Seguí sintiéndome triste porque no iba a poder ir a la fiesta de tu hermano. Y en eso ví llegar, tan lindo como lo fuiste siempre, pero noté algo distinto en tu cara... ya sabías que no podía ir al cumpleaños, debió ser ese el motivo de tu seriedad.

- Ya te dí demasiado tiempo, Liza.

Cuando dijiste eso te juro que se me erizó toda la piel de miedo... la última vez que no habíamos podido salir juntos -sin motivo- obviamente quedaste molesto conmigo, diciéndome que para la próxima vez tenía que ser -con mucha razón- distinta. Recordé que tenía que cambiar mi actitud, que no habría motivo para no estar con vos las veces que quería... pero era algo inevitable con la ayuda de mi pobre carácter.
Me dijiste que ya tuviste suficiente, que habías soportado demasiado, que las cosas no podrían seguir así. Yo te seguí por la calle tratando de convencerte de algo que ni siquiera yo sabía qué era, no se me ocurrió nada que decirte porque tenías razón en todo lo que me reprochaste =(.

Me dijiste que querías lo mejor para mí, que querías darme todo de vos pero no podías si yo no trataba de poner lo mejor de mí también. Lloré porque tenías razón, lloré porque entendí lo que me quisiste decir... porque preferías el fin para nuestra relación si no hacía algo para evitarlo.
Mis lágrimas te contagiaron y no pudiste evitar llorar también. O sea, los dos sabíamos que las cosas no podían seguir así, pero nos amamos, ¿por qué cortarse todo entonces? =(
Te abracé sollozando, diciéndote que no quería estar lejos de vos, tratando de hacerte entender de que el dejarme significaba una condena para mí, pero vos no querías ceder, no podías evitar mostrarte dolido. Fue la despedida...

En eso me muevo sobresaltada, y con el mismo miedo que sentí cuando me dejaste abrí mis ojos anegados, como todas las veces que sueño este tipo de cosas horribles.
Casi me pongo a llorar en serio, o sea... seguía dormida todavía. Al pasar los segundos recordé que hoy es el cumpleaños de tu hermano, que mañana cumplimos dos años, que quiero verte, que te extraño.

No puedo creer que siga soñando estas cosas. ¿Será que de verdad tengo miedo a que me dejes por este tipo de motivos...? Sé que a veces te cansás, se ve que por eso estoy pensando todo el tiempo en eso.
Espero que esta noche, mientras comemos torta con tu hermano... podamos vernos.

viernes, 12 de marzo de 2010

Sólo queda esperar.

Hoy dí historia. Cuatro puntos de los cuales tres no me costaron demasiado. Dioos, estas dos semanas de espera van a ser irritantes, ¡el 26 nos entregan los resultados!

Y bueh, todos ustedes ya saben cuál es mi mayor deseo ahora.

miércoles, 10 de marzo de 2010

Primer desafío

Desde que empecé a estudiar Turismo siempre me enganché con los textos, era fácil aprenderme conceptos nuevos y nunca me fue tan tedioso. Me había preparado como pude... tres días antes repasé día y noche (posta, DÍA y NOCHE) todo lo que habíamos visto en clase más todo lo que lógicamente no llegamos a ver... Digamos que mis nervios estaban controlados y dentro de los parámentros normales.
Hoy hice mi primer examen universitario. Turismo, como se darán cuenta, fue el privilegiado... vamos a ver si después la privilegiada soy yo, porque el día no lo empecé nada bien.


Sr. Novio - ¿Nos vemos a las 8:35 en la estación de Banfield?


Salí a las 7:45 de mi casa, cosa de llegar bien puntual a la facu a las 9. La lluvia parecía atentar contra mi pelo recién lavado así que caminé muy rápido hasta la parada del bondi.


8:05 . "Bueh, por lo general este colectivo siempre tarda, paciencia".
8:10 . "Ojalá que no llegue tan repleto de gente, este colectivo siempre viene hasta las bolas incluso cuando no tarda demasiado".
8:15 . "Colectivo de mierda, ¿por qué no viene?"


El bondi tardó 20 minutos en llegar. Lo peor de todo fue ver que iba tan cargado de gente que las puertas no se podían cerrar, y obviamente no iba a parar frente a ocho personas que también estaban esperando. Así que siguió de largo...
Así los nervios empezaron a acecharme. Sentía calor, mi corazón latía rápido, transpiraba. Pensaba en que a esa hora tendría que estar esperando en tren que iba a Banfield, no ahí parada a dos cuadras de mi casa.
Momentáneamente el aire me volvió a los pulmones cuando vi otro colectivo doblar hacia nosotros. Y '25 estaba subida en el colectivo siendo que tendría que haberme subido a las 8. Pero fue casi lo mismo, iba demasiado lento (¡OBVIO, SI ESTABA APURADA!) y todos los semáforos estaban en rojo. En todo este puto mes los caminos estuvieron intactos y en MI DÍA DE EXAMEN cortaron la calle principal... más vueltas al pedo.

Cuando pasé por las vías en el bondi vi que mi último tren "puntual" se estaba yendo.
Llegué, saqué boleto rápido y el tren no llegaba más, tenía el celular en mis manos para esperar el SMS de mi novio seguramente impaciente por mi desaparición -yo no tenía crédito-, ganas de llorar no me faltaban.
Y sí, Él me mandó dos mensajes. Yo pensaba en que no me espere más, en que se vaya... yo todavía estaba a media hora de Banfield.

A las nueve, hora en que tendría que estar en la facu, recién estaba en la estación de Banfield (obviamente Señor se había ido para allá). Corrí desesperada por la avenida, con los nervios en mis lágrimas escondidas e impotentes, y les juro... sentía que cuanto más corría más lejos estaba, NO LLEGABA MÁS.

Después de llegar y ver las caras de mis compañeras preocupadas por mi tardanza, me senté en el lugar chongo que siempre te toca si llegás último a clase. Estaba nerviosa, re caliente por mi mala suerte, con mucho miedo... y quebré.

Después no pude creer que haya estudiado tanto para que me pregunten estupideces. Algunas eran preguntas sin sentido, de conceptos nada importantes... les juro que casi muero al leer el examen.
El Viernes tengo la de Historia, ojalá que me vaya muchísimo mejor.

Y les digo, no llego a entrar y me da un infarto.