miércoles, 8 de septiembre de 2010

Dulce Espera

Reconozco que cuando el miedo a ser mamá me recorre la piel suelo hacerme la psicológica. Un día de atraso me alcanza para armar espamento y creo tener todos los síntomas de mami en vísperas: dolores de cabeza, mareos, hipersensibilidad, antojos, sensaciones raras por debajo del abdomen... hasta noto que al pasar los días mi panza va teniendo una forma redondeada, más hinchada.
Cuando estoy maternalmente perseguida, el contexto me bombardea con situaciones en las que siempre me cruzo a mujeres embarazadas, en las vidrieras hay ropa para embarazadas y en la tele hay publicidades de pañales o cosas por el estilo. Hasta en mi mente se arma una Liza con el bombo inflado, siempre me sueño acariciando una panza que parece de veintidós meses de gestación...

Pero al final del mes, me doy cuenta de que todos los mieditos fueron en vano porque sacando afuera que los dolores de cabeza, los mareos y las sensaciones raras son totalmente psicológicos, siempre soy hinchapelotamente sensible, antojos los tengo todo el tiempo y además, no es crecimiento de panza... es gordura.

A pesar de esto, mis sueños jamás habían pasado el límite del "embarazo", el bebé nunca llegaba a nacer, siempre me despertaba antes.

Anteanoche fue la primera vez que vi la carita de mi supuesto hijo. Tenía un nombre que terminaba en "ín" (no me acuerdo si era Valentín, Martín, Joaquín...) y a pesar de que sabía que era el hijo de mi novio, habían dos particularidades: la primera, MI HIJO (suena fuerte) era rubio de ojos claros. O sea, sé que hay varios bebés que de muy chiquitos son rubios, incluso mi suegro fue blonder hasta los diez años pero... ¿y los ojos claros de dónde salieron? Los padres somos morochotes, nada de ojos claros. Rarito.
La otra situación rara es que, repito, a pesar de que mi hijo era de mi novio, él jamás apareció en todo el sueño. Yo era la que lo presentaba a toda la familia, y todos lo amaban, todos lo querían... pero el padre ni rastro. Tengo una imagen en la que yo lo llevaba al jardín y mi única acompañante era mi vieja. ¿Qué onda? Más vale que no sea lo que estoy pensando.

La cosa es que me desperté y me quedé con las sensaciones del sueño. Nunca había visto a un hijito mío en sueños, y por varios minutos me quedé pensando en la carita de mi bebé, en lo hermoso que era, en todo lo que lo amaba, en todo lo que me gustaba cuidarlo... por primera vez desde que tengo este tipo de sueños maternales no sentí miedo, sino por el contrario, tuve ganas de estar embarazada, de cuidar un bebé que sea MÍO, mío y de mi novio.

Al pasar la mañana me dí cuenta de que estar medio dormida me hace pensar disparates y seguí con mi vida. ¿Tener un dijo a los 19 años? Nah.
Me subí al tren y entre todo el lugar, JUSTO me fui a ubicar al lado de unas minas las cuales, me dí cuenta, eran mamás babosamente primerizas. Hablaban de anécdotas como las veces en que sus hijos venían y las despertaban en la noche para pedir mimos, en los paseos, cosas así. No pude evitar pensar en mi sueño.

Desde entonces, y aunque lo quiera evitar, estoy teniendo los mismos síntomas de la Dulce Espera. Hasta ahora no me cruzo más embarazadas... pero siempre veo por todos lados a mujeres de la mano con sus hijitos, o haciéndoles upa mientras ellos, con sus vocecitas finitas, hablan de cosas infantiles.

ESTOY LOCA.

4 comentarios:

Carolina dijo...

Hola Liza :)
aca estoy leyendo dos de tus posts de una vez..
este post de la dulce espera no sabes como me identifica..hace tiempo que tengo sueños recurrentes de eso...a veces una vez era una bebe, otra vez eran dos nenas, pero el rostro lo tengo en mi mente..el de un varón y a veces me dan ganas de dibujarlo porque como no existe no puedo sacarle fotos XD jeje....y también tengo mis temporadas de querer un bebe y todo eso..pero casi siempre me lo imagino de un año..nunca de bebito...y despues me pongo a pensar todas las responsabilidades que acarrea el tener un hijo y que aun no estoy preparada ni de casualidad...
muy lindo tu post..
ah cierto yo respondi tu mail..la ultima vez..brevemente pero lo respondi..seguro no lo viste...buscalo :) jeje
Y si tene ganas escribime y contame como andas y como te va en la facultad :)
Saludos desde Jujuy

Yipi dijo...

Creo que es normal que llegue un momento en el que quieras tenér hijos.. no sé si a los 19 :| pero bueno. Por ahí el sueño te quiso decir algo (?) buscá en internet :P
Saludos!

Betiana dijo...

:O jaja. no esstás loca, yo también sueño cosas TREMENDAS bizarras y zarpadas (?) y nada, todo bien. jaja. espero que estés bien y algún día conocernos! u.u besitu liii

El novio dijo...

Toco madera y me toco un huevo izquierdo, vos la teta izquierda xD.