sábado, 11 de septiembre de 2010

Casi me violan

Hace un rato me levanté y todavía no tengo la completa idea de qué es lo que me rodea, después del shock de anoche quedé tildada, así que espero que comprendan si mi nivel de escritura no supera la coherencia de un loco totalmente fuera de quicio.

Eran pasadas las cinco de la mañana y yo estaba recién saliendo del trabajo: el que me llevaba siempre a casa tuvo que irse más temprano, no había sido una noche demasiado buena como para gastar remis por dos cuadras, y estaba segura de que el colectivo QUE YO NECESITABA, no iba a pasar a esa hora... así que por el momento decidí caminar.

Llegué al centro y sólo habían algunas personas caminando, mayormente pendejos ebrios y gritones que manejaban autos en una supuesta picada masiva.
Pasé por una esquina: ahí arriba, un cartelito que decía "Parada 514 ramal A" se hacía desear, pero la cuadra estaba demasiado vacía como para que algún colectivo me quitara las ganas. Así que decidí caminar... total en media hora estaría en casa.

Mientras mis pasos se escuchaban como eco en el vacío urbano (?), pensaba en que nunca había hecho esto, nunca me había arriesgado a caminar hasta casa... siempre fui en remis, o me había llevado alguien del bar (ah, soy mesera), o iba en colectivo si salía muy tarde... pero no esta vez.
Pasó media cuadra caminada y al fondo veo que se acercaba un auto. Seguí pensando en lo osada que era al caminar hasta casa, y en unos segundos escuché un "¡eh!" que, sabía, iba dirigido a mí. Miré ingenua, pensando en que tal vez el chabón del auto querría saber cómo llegar a tal lugar, o preguntarme alguna calle en especial... pero bastó medio segundo para sacar la mirada de nuevo.

- Hey, cuánto cobrás?

Definitivamente el tipo (qué tipo? Apenas si pasaba los veinte años, creo) que estaba ahí adentro -junto a otro que estaba en el asiento de acompañante- había sobrepasado los límites, aceleré mi paso.

- Hey, dale, si querés podemos llevarte, estás preciosa.

Mi corazón empezó a latir fuerte, mis manos a temblar y las facciones en mi cara empezaron a cambiar. Nunca me sentí más molesta...

- Ay, encima esa cara de "qué pesado que sos" que ponés, no sabés como me calienta. No camines así porque te voy a seguir siguiendo.

Ahí empecé a asustarme, cerré mis ojos y con mis piernas temblorosas y asustadas intuí todas las cosas que tal vez estaban pasándosele al chancho del auto por la cabeza., ni siquiera me quería imaginar...
Estaba empezando a asustarme porque el tipo había puesto el auto de reversa para seguirme, y reaccioné con un "¡dejame en paz!" que exclamó toda la desesperación que empecé a tener. Dí media vuelta y seguí caminando hacia la parada del colectivo otra vez, definitivamente en ese momento me arrepentí de haber decidido volver a mi casa caminando...
El tipo, al notar mi táctica de escape (?), largó una risotada que siguió con...

- Querés que mande a mi compañero para que te entre al auto? Tan la difícil te ibas a hacer?

Casi vomito mi corazón. En ese momento todo lo que tenía en al vista era la bendita parada de colectivo, donde ya había una parejita de ancianos, esperando. Estaba tan lejos! Inexorablemente me imaginaba todas las cosas que podrían hacerme si no llegaba a tiempo, y las lágrimas querían salirme, no porque quisiera llorar, sino por la desesperación.

Después de un momento, ví el auto desaparecer y escuché un "Andá, fea de mierda". Creo que nunca me había sentido tan bien con un insulto así, nunca me había sentido más tranquila.

Me quedé parada, de nuevo, sin saber qué hacer. Estaba en medio de la cuadra, entre la parada del bondi y una plaza que me llevaría camino a casa. Miré a mi alrededor, abatida, y seguí caminando... pero hacia la plaza.

Crucé la calle y la plaza principal esa noche se veía lúgubre. Estaba asustada otra vez, sin saber qué hacer, y mirando la iglesia que estaba frente a la plaza. Por alguna razón miré la cruz que estaba en al cúpula de la iglesia y con un desesperado suspiro decía "Que no me pase nada, que no me pase nada", los ojos me empezaban a arder y apretaba mi bolso contra mi pecho.

"Que no me pase nada, que no me pase nada, por favor...". Y acá es donde empieza lo sorprendente:

De un momento a otro, en medio del silencio de la madrugada escucho un ruido familiar. Miro hacia atrás, y una inexplicable sensación felicidad y tranquilidad me recorrió el cuerpo cuando entre todo el vacío y la oscuridad, como servido en bandeja, se acercaba un 514.
Corrí a la parada más cercana y me subí, sacando torpemente mis monedas. A las 5:22 me tomé el bondi, un bondi que de día viene cada media hora y que a la mañana empieza a funcionar después de las siete. Un colectivo cuyo chofer me saludó con un amable "buenos días" y que estaba totalmente vacío, solo para mí.

"Gracias", fue lo primero que se me pasó por la mente cuando me senté, tomé el aire que me faltaba y cerré los ojos. Creo que no recuerdo haber sentido tanta tranquilidad y sosiego en mucho tiempo. El colectivo rodeó la plaza, pasó frente a la puerta de la iglesia y siguió su camino.

A las 5:25 ya me había bajado. Un nuevo "gracias" me salió de la boca con una sonrisa cuando me bajé y el chofer LES JURO que me contestó:

- No me agradezcas a mí, que tengas un buen día.

7 comentarios:

El novio dijo...

Que boluda, encima no hiciste nada de lo que te sugiero hacer siempre en estas circunstancias =/.

LIZA MARIEL dijo...

Ya te dije que no se me había ocurrido nada en ese momento :(.

Betiana dijo...

liza, me dejaste helada :|, cuando estés en el msn hablamos

Carolina dijo...

cuando lei el titulo del post..dije:seguro es una metafora..cuano segui leyendo..me di cuenta que venia en serio..y cuando leia venia pensando lo inconsciente que podemos ser a veces las chicas de creernos que no nos va a pasar nada..y lo desesperante y horrible que fue tu situacion..cuando era mas chica..yo siempre volvia caminando a mi casa....fuera la hora que fuera...yo nose si ahora esta mas peligroso o antes era mas tarada y no pensaba pero ahora si es de noche vuelvo en colectivo si o si..y son varias las veces que desde las ventanillas vemos todos los pasajeros robos, corridas, etc..en el puente largooo que llleva hasta mi casa y donde no hay un puto policia ni de casualidad...
y lo de la aparicion de tu colectivo...te creo :)y cree..porque parece que esas cosas pasan en serio..experiencia propia de mi cole que a las 23:50 se corta y un dia aparecio uno a las 12:45...:D y ahi..te vuelve el alma al cuerpo ..besos LIZA!!ya te voy a responder el correo..

Emi dijo...

Te hubieses subido ?)
Dios te mando el 514 (no lo digo ironicamente), pero se más conciente la proxima vez Liz =/.
La entrada me hizo acordar a la frase que me dice siempre me dice mi mamá, vs no le tenes miedo a nada hasta que no te pase algo no te vas a quedar tranquila ¬¬
te quiero

Ailu dijo...

Ay que feo :( decí que por suerte no pasó nada, linda, es lo importante!
Gracias por las felicitaicones y te felicito a vos también con tu chico :)
Un beso grande!

Su chico dijo...

Ah, re que le dije "boluda" xD.