miércoles, 17 de marzo de 2010

Escalá hasta lo más alto.

Hoy leí dos entradas referidos a "educación", digamos. Ambas me hicieron pensar en mi posición particular al respecto.

Yo ya terminé el Polimodal, y ahora estoy a la espera de los resultados de mis exámenes de ingreso en la universidad...

Ahora que lo recuerdo, siempre he sido también muy emprendedora y nunca desistía de mis objetivos sin antes haberlos puesto en marcha.
Al poco tiempo de empezar el jardín, por ejemplo, recuerdo que ya sabía atarme los cordones, y al terminarlo trataba de leer las revistas para chicos de la época (Anteojito ). En primer grado sabía contar hasta cien y siempre me preocupaba por mantener mi cuaderno colorido, decorado y muy prolijo; en tercero recibía elogios de la maestra por mi ortografía...
Pasados los diez años empecé piano, pero tuve que dejar porque mi profesora se fue a vivir a España (hasta ahora sigo buscando a alguien como ella U_U); a los doce empecé inglés, y hubo un año el que quise hacer dos niveles al mismo tiempo... pero no pude por los niveles económicos de mi familia.
Gané los concursos literarios de mi escuela durante tres años consecutivos (me da cosa decirlo U_U), y a medida que fui creciendo un montón de carreras se pasaron por mi mente... ¡había tanto por hacer! Profesora y/o traductora de inglés, asafata, profesora de piano (y de otros instrumentos, obvio), decoradora, Turismo y/o Hotelería... y otras cosas que acompañadas de consejos de terceros como modelo =S, profesora de lengua y otros, fueron cambiando a medida que pasaron los años.

Ahora sigo con la idea fija de que algo con inglés quiero hacer, incluso con otros idiomas; quiero retomar piano y Turismo es algo que quiero estudiar desde que tengo memoria, y aparte incluye todo lo que me gusta: Idiomas, historia, geografía...

Mis papás a veces me dicen que quiero tocar el cielo con las manos y que si sigo así voy a pasarme la vida estudiando y nunca voy a poder trabajar de nada. Tal vez tengan razón, pero me encanta saber que las cosas las hago porque me gustan y aparte, por decisión mía.

Quiero que mi vida valga la pena en cierto modo.

3 comentarios:

agostina dijo...

Siempre hay que hacer lo que a uno le gusta. Soñar alto y hacerlo con ganas, que seguramente lo vas a lograr!
Besote genia

Florencia. dijo...

Mis padres piensan exactamente lo mismo. A veces no entienden que quiero estudiar sólo porque me gusta, y no para ejercer (cuando les digo que algun dia voy a estudiar Letras, pero no enseñar Lengua, y no lo entienden muy bien). Lo importante es tener sueños en la vida, sino nuestras vidas serian muy vacias... no entiendo a la gente que estudia una carrera que no le apasiona solamente para ganar plata , por ejemplo.
Yo voy a estudiar el Traductorado Científico-Literario, asi que algun dia tal vez seamos colegas, ajaja (:

ian dijo...

Che, que nunca se te apague esa sed de conocimiento. Yo también vivo con esa tentación constante de querer saberlo todo y que a medida que pasa el tiempo en cierto sentido voy cumpliendo. Un objetivo utópico, inalcanzable, pero hermoso.
Admito que ahora se me fue un poco las ganas de aprender otros idiomas (ahora quiero simplemente leer). Soy nativo de alemán, porque soy de una (ya no) colonia alemana en Entre Ríos. Un alemán intra-casa. Después aprendí el español para comunicarme con todo el que no sea familiar mío. Luego papá quiso enseñarme el hebreo y fui un fracaso. No concebí la posibilidad de leer y escribir en la otra dirección. Francés a partir de los 8 en la Alianza Francesa de Paraná. Y, por último, inglés en la facultad; no tuve en la escuela lamentablemente.
Así que seguí así. Todo a su debido tiempo. Queda mucho todavía.

Un beso.