viernes, 23 de octubre de 2009

Yo puedo, Tú puedes, Ellos pueden.

Todos estamos predestinados a existir con determinados defectos y virtudes... es como una etiqueta hecha artesanalmente: Cada etiqueta que queda inpregnada en nosotros es única e irrepetible, si está hecha a mano nunca va a poder ser igual a la hecha anteriormente... Podrán haber muchas simimilares, pero nunca podrá existir alguna que sea perfectamente idéntica a otra.
No quiero tocar mucho el tema de los defectos porque lógicamente la mayoría de la gente -al menos la que conozco (incluyéndome)- siempre se verá a sí mismo más defectos que virtudes.

"No quiero"; "No puedo"; "No me sale". Esas son frases tan comunes... ¡Hasta yo las digo a veces! Pero es impresionante cómo a medida que pasa el tiempo las personas van perdiendo la capacidad de ver todo lo que tienen internamente.
No se dan cuenta de que tienen mucho por demostrar y muchas herramientas para sacar todas sus virtudes a flor de piel... hay más que demasiados ejemplos... algunos podrán tener la capacidad de saber cómo actuar instantáneamente, en el momento que sea. Otros serán más tranquis y se tomarán su tiempo para derramar sus pensamientos sobre un lienzo haciendo de él una obra de arte; Algunos son tan expresivos que su única manera de "descargarse" es mediante la actuación, haciendo reír a los demás, siendo extrovertido. En cambio, podrán haber otros que no encuentren mejor manera que expresarse en una hoja de papel. Bueno, he aquí a su servidora.

Estoy tratando de mejorar mi capacidad de expresarme desde que me supe ver esta virtud. Cuando la descubrí, supe que la mejor manera de descargar todas mis alegrías, tristezas, incertidumbres... era a través de una lapicera y un papel. Tal vez podía acompañar mis letras con algún garabato, algún color, algún dibujo... después de todo era algo que me tranquilizaba. Me hacía sentir aliviada, descargada.
Ahora casi no lo hago en hojas de papel porque un teclado me es más práctico. Sin embargo, cuando siento la necesidad de agarrar lápices de colores, idealizo con tranquilidad y a mi manera.

Hoy me sentí contenta... por alguna razón sentí que había logrado una meta "corta". Me entregaron, por tercer año consecutivo, mi diploma por participar y ser ganadora en el Concurso Literario de mi colegio.
Lo que más feliz me pone es que el primer puesto me fue guardado en el último año de participación en el concurso... nunca fui ganadora en algo, no me había tenido demasiadas expectativas, los participantes eran muchos. Pero pude. Me dieron la posibilidad de poder hacerlo.

Esto me enseñó que nunca tengo que bajar los brazos y que tengo que aprender a ver todas las cosas buenas que puedo llegar a demostrar...
Si tenés algo que quieras hacer y no te animes, no dejes que el miedo te domine. Mantené tus virtudes en alto y jamás los dejes caer, creo que es la mejor manera de progresar.
=)

Es obvio que va a haber gente mucho mejor que yo en algunos aspectos... pero yo estoy bien con mis pequeños logros, alcanzan para que yo pueda alcanzar mi pequeña felicidad.

3 comentarios:

El novio de la nerd dijo...

¡Ay, que nerd que sos, peor que yo! =O.

Tendrías que haber seguido el "Si tenés algo que quieras hacer y no te animes, no dejes que el miedo te domine", que venía rimando bien =P.

Te felicito, mi vida =).

Natalia Astúa Castillo (Natalia Astuácas) dijo...

Excelentes consejos.

Un fuerte abrazote.

Emi dijo...

yo prefiero el deporte XD.
ultimo año y gane el bonaerense, entro perfectamente como lo queria realizar en mis planes XD.
te felicito nuevamente por tu logro.
ns vemos en clase
tq